Un océano de playas al doblar la esquina

Gran Canaria es un pequeño continente en miniatura. Una isla cercana a Europa, con un abanico de playas tan diversas como los paisajes cambiantes que esconde. Casi 60 kilómetros de playas en 236 kilómetros de costa, bajo un sol suave que parece querer quedarse a vivir aquí.

En Gran Canaria hay playas de todo tipo. Son el imán que atrae desde hace generaciones a visitantes llegados de mil puntos del globo. Las hay muy populosas y conocidas, como la larga lengua de arena de Maspalomas. Una enorme línea de arena rubia que parte de Playa del Inglés hasta tocar el pie del gran faro de Maspalomas, tras bordear un desierto de dunas que baña la costa sur de la isla.
También en el sur encontrará otra larga serie de playas. Las hay familiares y tranquilas, como San Agustín, la playa de Amadores o la pequeña playa del Puerto de Mogán. O quizás prefiera la animación del tradicional enclave turístico de Puerto Rico, uno de los lugares con mejor clima de todo el país.

El sur grancanario cuenta con multitud de pequeñas playas. Todas pueden presumir de buen tiempo prácticamente todo el año. Unas son turísticas, con multitud de servicios al visitante. Otras son refugio de aquellos que prefieren lugares apartados.

Las playas del norte de la isla responden más a este perfil. Encontrará pequeños enclaves marineros como Agaete, lugar de escapada para los que quieren dar esquinazo a las prisas.

La capital, Las Palmas de Gran Canaria, también en el norte, no esconde su particular motivo de orgullo: la cosmopolita playa de Las Canteras. Una kilométrica playa urbana que cubre la ciudad de bañistas y surferos.
Gran Canaria ofrece al visitante todos los servicios de un destino de garantías, con amplia tradición, un destino al que retornan cada año miles de europeos. Venga a conocer un mundo de playas reconcentrado dentro de una isla. Venga cuando prefiera. Aquí el buen tiempo rara vez se toma vacaciones.

¡Les esperamos en la isla de Gran Canaria!